Conjunto Monumental Ferroviario de Retiro

Haga click sobre las imágenes para ampliar


Con el incendio de la Estación Central en 1897, las terminales ferroviarias se desplazaron del centro de la ciudad, concentrándose las del norte en el bajo Retiro. Allí el Ferrocarril Central Argentino hizo uso de la vieja estación del Ferrocarril del Norte, y tras fusionarse con el Ferrocarril de Buenos Aires y Rosario en 1908 encaró para ambas redes la construcción de la paradigmática terminal de Retiro. Tras su inauguración en 1915 se consolidó el mayor complejo ferroviario del país, que incluye las cabeceras de los ferrocarriles Central Córdoba (1915) y Buenos Aires al Pacífico (1912). Excepto la última, las estaciones fueron reedificadas a gran escala para adaptarse al creciente tráfico de pasajeros, siguiendo los modelos europeos desarrollados en el siglo anterior, cuyos complejos programas edilicios combinan el valor simbólico de la arquitectura ecléctica con los notables alcances prácticos de las innovaciones técnicas. Bajo esquemas en “T”, las cabeceras de Retiro exhiben un destacado conjunto de fachadas monumentales de estilos tradicionales –predominantemente eduardiano y Beaux-Arts–, detrás de las cuales una secuencia de grandes vestíbulos transversales termina por revelar la imagen de las grandiosas naves metálicas cubriendo los andenes.

Juan Pablo Pekarek


Fotografías: Alejandro Oleveratto, Archivo Borra y Diego Eidelman