ANTIGUO INGENIO “SAN PABLO”

Haga click sobre las imágenes para ampliar


Ubicación: Solano Vera y camino a Villa Nougués, San Pablo, Famaillá, Tucumán

Años: 1894 (chalet); 1913 (parque); 1918 (hospital); 1921 (viviendas)

Autores: Ing. Luis F. Nougués (chalet familia Nougués); Muntaner (construcción chalet); Arq. Paisaj. Carlos Thays (parque); Carlos Odstrcil (viviendas)


El fundador del ingenio “San Pablo”, Jean Nougués, llega a América hacia 1817 desde la región pirenaica francesa, sumándose inicialmente a las campañas del Ejército de los Andes. En 1821 se radica en Tucumán, donde hacia 1827 adquiere una estancia en el bosque de San Pablo, a 15 km. de la ciudad capital, dedicándose al cultivo de la caña de azúcar y a otras actividades agrícolo-ganaderas; en “El Obraje” radica a su familia y construye una vivienda de filiación francesa, atípica para la región. A comienzos de 1880 el establecimiento funcionaba ya como ingenio “San Pablo” en su sitio actual; apoyados con el ferrocarril, sus herederos iniciaron la tecnificación del sistema de fabricación del azúcar adquiriendo los primeros trapiches franceses Fives-Lille, proceso que incidió en la transformación radical de la actividad y de la provincia. La conexión con las áreas de cultivo y la estación por donde se enviaba el azúcar hacia la capital provincial se hacía con el sistema Decauville. Iniciado el siglo XX, el área fabril y la residencia y capilla (1/2) de los propie-tarios, resueltas con arquitectura del más calificado lenguaje, configuraban el foco compositivo de un pequeño pueblo de 3.500 a 5.000 habitantes, que de mayo a octubre se dinamizaba con la zafra y la producción del azúcar. El trazado siguió criterios de racional conectividad, destacándose la avenida o boulevard por la que se ingresaba hacia la fábrica y los bloques funcionales para radicar la población según su rango ocupacional. Se organizaron así las áreas de empleados, técnicos, obreros estables y “golondrina” –estos últimos sólo llegaban para la zafra–, lo que se reflejó en tipos de vivienda acorde a los hábitos de cada grupo social. El conjunto, organizado con rigurosa funcionalidad y según los criterios de los pueblos industriales europeos, se enriqueció con un equipamiento comunitario inédito para las áreas rurales, que incluyó escuela, hospital, clubes para personal jerárquico y obreros, pileta de natación, etc. A partir de 1930, San Pablo inició su transformación en un pueblo civil, parcelándose las zonas de vivienda y transfiriéndose el equipamiento a la red de servicios provinciales bajo administración del Estado.

Olga Paterlini de Koch


Fotografías: Gustavo Fagioli, Sergio López Martinez y AGN